Tiempos convulsos

Dame la mano, son tiempos convulsos y el miedo  a veces sale de su guarida y esculpe su fuerza en mi ser.

Desmontemos caminos que, atados a los tiempos en que nos ha tocado vivir,   impiden respirar a cuantos se atreven a alzar la voz.

Emitamos de nuevo el grito que nos una en las soledades de nuestros recuerdos.

Y bajemos la voz para que se oiga el lamento de los desposeídos.

Limitemos los derroches o mejor aún, aniquilémoslos, es hora de tomar partido.

Ya no tengo miedo, aunque extraño tu abrazo.

Junta mi mano con la tuya y no me sueltes,

por fin la voz callada y adormecida despertó.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Incierta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s